Los detalles del día más feliz de mi vida

El día de mi boda, de nuestra boda, fue uno de los días más felices de mi vida. Casarme con el hombre de mi vida, ante las personas que más importantes para nosotros y en un entorno de ensueño  en el que todo fue cuidado al detalle, fue la culminación de un gran proyecto que empezó meses antes.

Nuestra boda fue muy personal, con detalles cuidados y guiños a cada uno de los invitados. Nos casamos al aire libre un día de verano, bajo un impresionante magnolio centenario. Pensamos en todos los detalles:  un árbol de firmas para recordar a los que allí estuvieron,  una sweet-table con cupkakes, cakepops y macarons para los más golosos,  barra libre de gin tonics  y de deliciosos mojitos, chanclas para el baile, chapas personalizadas para cada uno de los invitados… ¡cuántos recuerdos y emociones!

Bálsamos labiales de mandarina

Como regalos para nuestros invitados repartimos, entre otras cosas, unos estupendos bálsamos personalizados y elaborados específicamente para ese día. Como base de los bálsamos elegí manteca de karité y manteca de cacao, altamente hidratantes y regenerantes, además de aceite de aguacate y vitamina E.  El elegir el sabor y olor para los bálsamos fue lo más complicado: ¡es qué hay tantos olores y sabores maravillosos! Finalmente optamos por hacer dos versiones a partir de la misma base: una con un delicioso aroma a mandarina y otra, no menos apetecible, con un refrescante olor a hierbabuena.

Para el packaging elegimos envasar el bálsamo en una lata de aluminio y una cajita en color kraft ( en la misma línea que las invitaciones)  a la que añadimos una etiqueta personalizada.

Sin duda acertamos con nuestra elección.  Nuestras invitadas e invitados empezaron a usar el bálsamo en ese mismo momento y puedo garantizar que mientras duró formó parte de sus cuidados diarios.  Sin duda volveríamos a elegir los bálsamos labiales como regalo para nuestros invitados. Packaging de los bálsamos labiales

¿Por qué se resecan los labios?

¡Hola a tod@s! 

Muchas veces me he hecho esa pregunta ¿Por qué se resecan mis labios? Pues bien, la piel de los labios es muy delgada y necesita estar siempre hidratada para mantenerse como deseamos: hidratada, jugosa y suave. Además los labios se resecan más rápido que cualquier parte del cuerpo porque carecen de glándulas productoras de sudor, grasa y melanina.

A esto se une que el sol y el calorcito del verano, así como el frío y el viento del invierno son su peores enemigos. Pero no son éstos los únicos culpables: hablar respirando con la boca abierta, probar alimentos muy calientes o muy fríos, no beber agua suficiente, etc.

Imaginaros cuántas veces al día podemos hacer este tipo de cosas que pueden dañar la piel de nuestros labios. Si me pongo a calcular de cuantas veces al día hago cosas de ese tipo…..De este modo cada minuto que pasa nuestros labios se van deshidratando poco a poco y, finalmente, se agrietan.

Cuando los labios ya están agrietados o muy resecos muchos de nosotros tenemos dos manías, tics o hábitos (llamadlos como queráis)  que no favorecen nada que esos labios resecos se recuperen. El primero de esos tics incontrolables es mojar los labios con saliva….¡¡ERROR!! La propia saliva contiene ácidos que irritan la piel de los labios, ya de por si dañada. La sensación de alivio momentáneo que proporciona no compensa  (lo digo por experiencia). El segundo de esos tics (yo voy a tener que ir a terapia para quitármelo) es morder los pellejitos  e intentar arrancarlos. Lo único que se consigue de esta manera es que la piel quede aún más sensible o se hagan heridas más grandes.

La única solución ante unos labios resecos, agrietados y deshidratados es  aplicar un bálsamos labial 100% natural de forma constante.  El bálsamo labial crea una película que aísla los labios de las inclemencias ambientales al tiempo que nutre, hidrata y regenera  la delicada piel de los labios.

Además. el hecho de cuidar los labios puede ser también un acto sumamente placentero.  Estos bálsamos artesanales además de contra con ingredientes 100% naturales, tienen una textura delicada y una carta de  olores y sabores muy amplia. Podemos tener un bálsamo labial  para cada momento del día: cálido capuchino para empezar el día, refrescante mandarina para soportar el calor y delicioso mojito para terminar el día.  ¿Qué os parece? ¿Os animáis a probarlos?

A todos nos gusta besar (y ser besados)

Fuente "El blog de nosotras"Tener unos labios jugosos, suaves, hidratados, …. es lo que much@s desearíamos. Pero en ocasiones factores externos  (como el frío o el sol) o propios (como la piel sensible) hacen que conseguirlos se convierta en una difícil misión.

Yo siempre he tenido la piel de los labios muy sensible.  A menudo tenía grietas y pielecillas, y mis labios estaban resecos y deshidratados. Había probado mil  y un productos, pero mis labios no se terminaban de recuperar: cuando no los tenía agrietados por el frío, los tenía resecos por la calefacción o el aire acondicionado,  y así uno y otro día.

Un día, leyendo y releyendo sobre productos cosméticos naturales, descubrí lo que podía ser mi salvación:  bálsamos labiales 100% naturales.  Tras documentarme ampliamente sobre las propiedades de los diferentes ingredientes que podía emplear me animé a elaborar mi primer bálsamo. El elegido fue un bálsamo labial con mantecas de karité y cacao y aceites de caléndula y albaricoque, al que añadí vitamina E.

Estaba emocionadísima por probarlo y no dudé en hacerlo. Cuanto más lo probaba más me gustaba. Pensé que podía ser “orgullo de artesana”, que quizá no era tan efectivo como yo creía. Por eso me decidí, no sin algo de verguenza, que era hora de que otros lo probaran. El primero en hacerlo fue mi marido, las siguientes un par de amigas. Para mi tranquilidad todos coincidieron: el bálsamo dejaba los labios suaves e hidratados  de manera duradera, a la vez que aportaba un ligero brillo.

Poco a poco me animé a ir haciendo más cosillas, ampliando la carta de sabores y olores, personalizando cada uno de los trabajos.  Incluso me atreví con los detalles de la boda más importante de mi vida: la mía (pero eso os lo contaré en otro post).

Y ahora me atrevo a enseñaros mis trabajos a través de este blog. Mi intención es presentaros productos  artesanales 100% naturales centrados en el cuidado de los labios. Son productos sin colorantes ni conservantes artificiales, libres de parabenos y derivados del petróleo, sin fragancias o aromas sintéticos.

Porque a mí me gusta besar.